The Walking Dead

El C

El furor de los últimos años: los zombies, se han puesto de moda. Todos esperamos que llegue el Apocalipsis Zombie, aunque no nos soportemos quince minutos sin internet o sin electricidad. De la mano de Robert Kirkman nos llega The Walking Dead, un cómic que nos cuenta la historia de un grupo que intenta sobrevivir a un devastador y perpetuo Apocalipsis Zombie. Nos muestra los horrores no solo de los muertos vivientes, sino también de hasta donde es capaz de llegar el hombre cuando la desesperación lo lleva a los extremos. También veremos las repercusiones de la obra de Kirkman en la televisión y en los videojuegos.

El Cómic
Con su primer número lanzado en octubre de 2003, mediante la editorial Image Comics, en The Walking Dead nos encontramos con una compleja historia sobre la supervivencia de un grupo de personas en medio de un Apocalipsis Zombie cuyo origen se desconoce y su fin no se vislumbra. Antes de continuar con la historia, haré un breve repaso sobre el arte del cómic. Tony Moore (The Exterminators, Fear Agent) y Charlie Adlard (Judge Dredd, Savage) ilustran vívidamente los guiones de Robert Kirkman, utilizando solo blanco y negro, lo cual es algo bastante peculiar para un cómic con fuertes escenas viscerales y sangrientas; pero pese (o quizá gracias) a ello nos encontramos con un cómic de muy buena calidad, tanto en su arte interior como en las cubiertas. Ahora sí retomando el argumento, nos encontramos con Rick Grimes, un oficial de policía el cual debido a un tiroteo cae en un coma por 28 días (un número para nada relacionado con los zombies); cuando Rick despierta en el hospital se encuentra completamente abandonado, no solo por sus familiares sino por todo el personal médico. Mientras logra salir del hospital se da cuenta que algo no está bien. De a poco llega a la conclusión de que los muertos están atacando a los vivos, y van ganando. Y es allí que sale en la cruzada de encontrar a su familia.

Increíblemente Rick sí encuentra a su familia: su esposa Lori y su hijo Carl. Y es principalmente a través de ellos que experimentamos el horror y dolor de tratar de sobrevivir en este escenario. Donde no solo los zombies (o walkers) son la principal amenaza hacia el grupo, sino que los propios vivos se tornan en una amenaza incluso aun mayor, debido a que los recursos como comida, agua, refugios, y armas, entre otros, comienzan a escasear rápidamente, y nadie quiere quedarse desprovisto. Sumado a todos estos problemas también tenemos los clásicos celos que incurren en un grupo humano, que cada vez pierde más su humanidad.

Como ya mencionamos, la primer publicación fue en el año 2003, y se ha editado de forma mensual de manera ininterrumpida. A la fecha lleva ya más de 85 números todos ellos de excelente calidad. Si bien existen algunos arcos argumentales más flojos que otros, el nivel general de la trama es magnífico. Aparte de las ediciones mensuales contamos con trade paper backs que reúne seis números, también tenemos ediciones de tapa dura que tienen un año entero de la publicación. Además debemos sumarle las ediciones Omnibus con 24 números cada una, y las Compendium con 48 números.

La Serie

Bueno, ahora llegamos al trago amargo de la reseña, al menos para mí. Producida por Frank Darabont (The Green Mile, The Blob, Frankenstein), The Walking Dead se presenta como una adaptación del cómic hacia la pantalla de televisión, emitida en la cadena de televisión AMC. Estrenada oportunamente un 31 de Octubre (2010), luego de mucha expectativa, el primer episodio demuestra ser sobresaliente, muy fiel al cómic, y por sobre todo muy bien recibido por la audiencia en general. Debido a la incertidumbre principal del proyecto, es que la primer temporada cuenta con solamente seis episodios, pero ellos bastaron para doblar la apuesta y lanzar una segunda temporada con trece episodios que fue emitida a lo largo del año 2011. Y si bien la segunda temporada fue menos brillante que la primera, el éxito de la serie se mantuvo lo suficiente para que dieran luz verde a la tercer temporada a estrenarse en este año.

Ahora bien, el primer episodio fue muy bueno, bastante fiel al cómic, pero hasta ahí llegó. Los siguientes cinco episodios de la primer temporada fueron divergiendo tanto en calidad como en fidelidad al cómic. Si bien es entendible que quieran realizar una historia paralela al cómic, o lo suficientemente diferente para también entretener y sorprender a los fans del cómic, eso no justifica las libertades que se han tomado; aunque en la primer temporada es menos bochornoso. En la segunda temporada no solo hay una escasez apabullante de zombies a pesar de contar con el maestro en efectos especiales y make-up Greg Nicotero (Evil Dead, Halloween, From Dusk till Down); y un exceso de monólogos, sino que han destruido a los personajes, y la performance de algunos de los actores deja bastante que desear. En definitiva, si bien la serie ha sido exitosa, como adaptación al cómic deja mucho que desear. Como serie en sí misma ha perdido el encanto de ese primer episodio y están descuidando mucho a los personajes, sin mencionar que el argumento de la segunda temporada ha perdido el rumbo varias veces. Esperemos que en la tercer temporada recupere la coherencia de la historia.

El Juego

Luego del éxito de la serie, fue solo cuestión de tiempo que alguien quisiera hacer un juego. Afortunadamente el estudio en lanzarlo fue Telltale Games, y fue más grata la sorpresa cuando dijeron que se basarían principalmente en el material del cómic, aunque ya habíamos escuchado esa promesa con resultados desfavorables. En abril de 2012 lanzaron el primero de cinco capítulos que forman parte del juego. Interpretamos el papel de Lee, quien se encuentra arrestado en un patrullero y siendo tranladado desde la ciudad de Atlanta (muy buen timing), hasta que el patrullero sufre un accidente (sí, con un zombie que intentó cruzar la carretera). Luego de algunos periplos con los zombies, logramos escapar y refugiarnos en una casa, donde conocemos a Clementine, una niña que quedó sola y con la cual formamos una rápida amistad y Lee promete cuidar de ella. La historia del juego es completamente paralela a la del cómic, de hecho nos cruzamos con algunos de los protagonistas principales como Glenn y Hershel. El argumento en general es muy interesante y cautivante. La modalidad del juego también es novedosa, a lo largo del juego deberemos tomar ciertas decisiones importantes, si contestamos con la verdad a ciertas preguntas, si decidimos ayudar a un personaje u a otro; estas decisiones son realmente tomadas en cuenta más adelante en el juego. Para dar un ejemplo un poco más concreto al final del primer episodio debemos elegir a quién ayudamos en medio de un ataque de zombies; nuestra opción se limita entre dos personajes, al que no ayudemos será devorado por la horda y en el siguiente episodio evidentemente no contaremos con ese personaje.

En junio de 2012 fue liberado el segundo capítulo del juego, el cual a mi gusto supera al primero, si bien tiene un poco menos de zombies, tiene un horror personal y visceral mucho más profundo. Lamentablemente todavía no hay fechas para los siguientes tres capítulos, pero sin lugar a dudas darán que hablar. The Walking Dead: The Game se encuentra disponible para iOS, Mac, PC, XBox, y PS3.

Por otro lado, para el 2013 la empresa de videojuegos Activision promete lanzar un first person shooter de The Walking Dead inspirado en la serie de televisión, la trama se basará en los hermanos Dixon antes de los eventos de la serie. Solo resta esperar que utilicen lo bueno de la serie, que por más que sea poco puede ser una propuesta interesante.

Para finalizar la reseña, The Walking Dead es un cómic que ha invadido satisfactoriamente otros medios, como los videojuegos y la televisión. El universo creado por Robert Kirkman es muy rico y es fácil involucrarse con sus personajes. Citando palabras del propio Kirkman: The Walking Dead es esa historia de horror, supervivencia, y zombies que nunca termina.

¡Comenta!