Superman: War Of The Worlds

El Hombre de Acero contra los Marcianos

Soy el primero en confesarlo: nunca me ha agradado Superman. A mis ojos siempre ha sido un “boy scout”, un personaje totalmente unidimensional, en el cual Clark Kent es solo una fachada para el Hombre de Acero. Un montón de superpoderes sin un trasfondo. La mascota mimada de DC Comics, aun en su muerte. Ya estoy escuchando sus fans juntarse fuera de mi casa, con antorchas pidiendo mi cabeza, gritando mi nombre, mientras claman al unísono ¡Herejía!.

Pero pasa una cosa muy graciosa: me agradan los Else Worlds de Superman. Es como la proverbial caja de Pandora, de la cual emanan historias muy ricas. Todo lo que no es Superman y lo que lo haría para mi interesante, está en estas historias alternativas. Una de ellas es Superman: War of the Worlds. En ella nos vemos transportados a inicios del siglo XX, pleno 1938, con un Clark Kent tratando de hacer sus primeras armas en el Daily Star.

Nada fuera de lo normal, pero he aquí el giro. Es durante este instante en que sucede la invasión marciana de H. G. Wells en La Guerra de los Mundos. Los marcianos marchan sobre sus trípodes, conquistando Metrópolis y al mundo con sus rayos calóricos y el humo negro, sin ningún poder sobre la tierra que pueda oponérseles. Nadie… salvo Superman.

Es interesante que se haya conjugado varios elementos, todos acorde al mismo periodo temporal: La invasión marciana, al mismo tiempo que lo hizo Orson Welles en su famosa transmisión radial, mostrándonos en las viñetas todo el caos, el horror y el poderío desplegado por los invasores. Y también el surgimiento de Superman como era en sus inicios, sin los monstruosos poderes que los escritores le otorgaron en las décadas por venir.

Aquí podemos ver a un Superman que no puede volar, se desplaza a grandes saltos, apenas si es invulnerable, no derrite a sus enemigos con su visión láser ni los derriba con su súper aliento (a menta supongo, nunca he visto a nadie quejarse de que Superman tenga halitosis). Es un Superman que trata de seguir las enseñanzas de sus difuntos padres adoptivos, usar sus poderes para el bien de la humanidad y así poder lograr la aceptación de la gente.

Tras oponer una valiente resistencia en Metrópolis, como la última línea de defensa, rescatando a , como la última línea de defensa, rescatando a Lois nipple pokies Lane y ayudando al ejército en sus pobres intentos por herir al enemigo, Superman es derrotado por el humo negro, dejado en inconsciencia y es hecho prisionero por los marcianos.

Tres semanas después despierta, cautivo de los marcianos quienes ya han dominado el planeta, destruido todos los gobiernos mundiales y establecido campos de concentración para mantener a los humanos como mano de obra o alimento de los invasores, ayudados por Lex Luthor. Luthor le revela que los marcianos ya están muriendo debido a las bacterias terrestres y que con su ayuda lo están estudiando, debido a que su biología kriptoniana lo hace inmune a las bacterias, lo que sería la moneda de cambio de Luthor con los marcianos y la clave de estos últimos para consolidar su poder.

Al descubrir el secreto, los marcianos tratan de desechar a Luthor, siendo salvados por Lois Lane, cautiva también junto con ellos, logrando escapar. Tras la alarma dada por los marcianos, Superman combate a los refuerzos que llegan en auxilio de los invasores, quienes ahora han descubierto como volar. Superman logra derrotarlos, pero debido a las extensas heridas de los rayos calóricos y al cansancio, cae exhausto y muere tras la batalla.

Finalmente, Lex Luthor descubre un modo de derrotar al remanente de las fuerzas marcianas, el mundo comienza a recuperarse de la devastación y Luthor termina jurando como Vicepresidente de los Estados Unidos, casado con Lois Lane, al tiempo que frente a la nueva Liga de las Naciones (institución que en la realidad fue precursora de las Naciones Unidas) se erige una estatua de Clark Kent, como un testamento de su valentía.

El dibujo y el ambiente son elementos muy bien logrados, muy evocativos de dicha época, junto a la atmósfera de la invasión y destrucción causada por los marcianos. También los intentos de Superman de honrar los valores enseñados por sus padres y un elemento que me llamó la atención: el miedo de la humanidad hacia él y el uso de sus poderes para el bien, con el fin de lograr que la humanidad no le tema, de no ser rechazado, temido y odiado por no ser humano, como sucede en algunos pasajes de la historia, incluso siendo rechazado por Lois Lane.

Son estos elementos los que hacen, para mí, tan entretenida, interesante y recomendable Superman: War of the Worlds.

¡Comenta!