Mens Insana In Corpore Insano N

Transmisiones desde el Asteroide M

Me gustaría decir que un día nos despertamos con esta noticia; pero la verdad, la recibimos como a las 6 de la tarde, al menos en Montevideo. Tuve que fijarme si no era 1º de abril, o 28 de diciembre, en serio, tuve que fijarme, aunque sabía perfectamente que era 30 de octubre.

30 de octubre de 2012.

Grábense esa fecha en la cabeza. ¿No te enteraste todavía? The Walt Disney Corporation comprará Lucasfilm y todas su subsidiarias actuales por más de cuatro mil millones de dólares, o cuatro billones, en numeración gringa. Lucasfilm, Lucas Arts, Skywalker Sound, Industrial Light & Magic, Indiana Jones… ¡¡¡Y STAR WARS!!! ¡¡¡STAR WARS!!!! No solo eso, sino que planean lanzar una nueva trilogía de Star Wars, empezando con Episodio VII en 2015. George Lucas será un consultor creativo en todo el asunto, por lo que dicen.

Todos los nerds ponen el grito en el cielo, es el fin de todo, Star Wars se nos va a llenar de dulzura, de cursilerías. ¡Nos van a sacar las manos cortadas, las explosiones, todo va a ser Jar Jar! Por favor, déjense de joder. Dejemos en claro que Disney adquirirá Lucasfilm, la empresa, llena de personal capacitado (no digo que ninguno sea despedido) y de propiedades (como toda la franquicia Star Wars) lucrativas y que venían funcionando bárbaro hasta ahora. No es que Disney compra los productos de Lucasfilm y los absorberá en Disney, para que los ewoks sean los protagonistas de toda la nueva trilogía, y que Mickey se convierta en el nuevo emperador de la galaxia.

Disney es una empresa que compra otras empresas (un “holdings”, bah), y cada una de esas empresas produce sus propios productos. Cierto, tienen una matriz, una central (en este caso, la ya mentada Walt Disney Corporation), que algunos mandatos obviamente, tira, pero también tienen cierta independencia. Miremos por ejemplo, lo que paso con Marvel Entertainment Group (cuya división principal y más visible es Marvel Comics, claro está), adquirida por Disney hace poco más de tres años (agosto de 2009).

Todo el mundo puso el grito en el cielo, que les iban cortar las alas a los creativos de Marvel, que Wolverine iba a ser reemplazado por Mickey, etc, etc. ¿Pasó eso, muchachos? No, no paso. Wolverine sigue matando ninjas como Messi hace goles para el Barcelona. Tony Stark sigue volteándose cuanta mina se le cruce por enfrente, como un Diego Forlán de la ingeniería armamentística. No solo eso, Marvel sigue teniendo su sello Icon, para creaciones propiedad de los autores, donde se publican cosas como Kick Ass (y Kick Ass II y Hit Girl), o los comics de Mark Millar, como Supercrooks y The Secret Service, que nada de Disney tienen.

Me dirán “pero esos no son personajes Marvel, y capaz que por eso…” BULLSHIT! Sigue editándose la línea MAX, que tiene versiones altamente crudas de personajes del universo Marvel, como Wolverine y The Punisher. ¿Y qué me dicen de las películas de Marvel Studios? Fue espantoso cuando hicieron que Iron Man II, Thor, Captain America, y The Avengers fueran musicales con personajes de acción real mezclados con animales humanoides animados.

Oh, wait. ¡¡¡ESO NO PASÓ!!! ¡¡¡EN ABSOLUTO!!!

No digo que no pueda pasarle algo malo a Star Wars, pero el punto es que no sería un resultado seguro e inevitable de la compra empresarial… de hecho, es altamente probable que traten de que las cosas sean como siempre. Por otro lado, Star Wars ya es una saga bastante simplona y maniqueísta. Por mucho que me guste (and I fucking love Star Wars), es un universo que ya es blanco y negro, y que por definición (Lucas lo hizo inspirado en las matinés y seriales que miraba de pequeño) es entretenimiento familiar. No quiere decir que sea Pocahontas, igual.

¿No los convencen estos argumentos? Bueno, entre las múltiples compañías que posee Disney esta la cadena de televisión ABC, y su productora ABC Studios. ABC Studios ha producido y produce series como Castle, Cougar Town, Criminal Minds, Grey’s Anatomy, Revenge, Alias, According To Jim, 8 Simple Rules, Desperate Housewifes, Clone High, Clerks (Animated), Dinosaurs, Flashforward, Home Improvement, Life On Mars, Scrubs, y muchos, muchos más. ¡Ah, produjeron Lost!

¿Vieron a Pluto o a Donald en alguna de esas series? No, ¿verdad? Si, podrán arruinar Star Wars, pero no lo van a cagar por ser Disney, necesariamente. Y el que dice que no pueden hacer aventuras como Indiana Jones, es porque no vio Patoaventuras. ¡Y ni hablemos de los Osos Gummi o de Darkwing Duck!

Algunos dicen que lo que haga Disney no puede ser peor que la trilogía de precuelas de Star Wars… sinceramente los anti-precuelas me tienen podrido. ¿No les gustaron? Está bien, Jar Jar es molesto, y Jake Lloyd tiene la habilidad actoral de un boniato, pero las precuelas son divertidas; no les pidan que sean iguales a las originales. Es cierto, George es un guionista mediocre (me gustaría ser mediocre como él), y es un horrible director de actores, pero como “imaginador” es insuperable. Y va a ser consultor creativo de la nueva trilogía. Fantástico. Ahora resucitemos a Irvin Kershner y a Leigh Brackett y me voy a sentir convencido.

Por otro lado, al otro día se hundió mi esperanza de que la nueva trilogía fuera una adaptación de la Trilogía de Thrawn, la mejor trilogía de novelas de Star Wars (*) que existe. Se anunció que las nuevas películas no estarán basadas en material del universo expandido de Star Wars. Ahí es cuando alguna gente auguró que esto podría ser el fin de los comics, novelas y videojuegos de Star Wars, que no son la continuación oficial de las películas; pero si eran lo más parecido posible.

Yo opino todo lo contrario, creo que van a prosperar incluso aun más. Los comics y demás productos de Star Wars pasan por temporadas flacas y temporadas de hambruna, según las ventas y lo que haya en el ojo del público mayor (como una nueva trilogía de películas, o una versión remasterizada de las anteriores). Leí por ahí que quizás Disney haga que se deje de producir material del universo expandido porque temen que diluyan la marca. No lo creo.

Los comics, novelas, y videojuegos no compiten con las películas (que es lo que va a hacer Lucasfilm bajo Disney, y quizás alguna animación), todo lo contrario, son MAS productos para que la gente consuma, llevados por el producto más grande. Si fuera por dilución de marca, Marvel no sacaría comics de diversas continuidades, ni lo haría DC (con gran experiencia en ser parte de un conglomerado de comunicaciones y entretenimiento), ni Paramount licenciaría comics de Star Trek de la continuidad nueva y de la vieja al mismo tiempo.

Ni la propia Disney licenciaría sus personajes para comics en toda Europa, o encargaría videojuegos que nada tienen que ver con sus series o películas animadas más que los personajes; ni produciría series de TV de Timon y Pumba viajando por el mundo mientras interactúan con seres humanos. Con sus propios personajes clásicos, Disney saca MILES de productos (y no me refiero solo a merchandising) de sus propios personajes, productos completamente distintos entre sí; y en este caso estamos hablando de Lucasfilm, comprada por Disney.

Que no es lo mismo.

Por último, en poco tiempo también tuvimos la noticia de que George va a invertir la mayoría del dinero que recibirá (la mitad es en dinero, y la otra en acciones de Disney) en fundaciones destinadas a promover la educación. Lucas ya forma parte de una organización llamada Edutopia, que es parte de la Lucas Educational Foundation.

A través de la Fundación, Lucas ha donado a diferentes instituciones como su alma mater, la USC (University Of Southern California, donde George estudio), the Film Fundation, Stand Up To Cancer, y la Make-A-Wish Foundation (que cumple deseos de niños y adolescentes con enfermedades terminales o potencialmente mortales). Dijo el miércoles 31 de octubre Lucas, en un comunicado: “Por 41 años, la mayoría de mi dinero y tiempo ha sido dedicado a la compañía. Mientras comienzo un nuevo capítulo en mi vida, es gratificante tener la oportunidad de destinar más tiempo y recursos a la filantropía.”

En 2010 ya había hecho declaraciones similares: “Voy a dedicar la mayoría de mi riqueza para mejorar la educación. Es la clave de la supervivencia de la raza humana. (…) Como humanos, nuestra mayor herramienta para la supervivencia es nuestra habilidad para pensar y adaptarnos — como educadores, narradores, y comunicadores, es nuestra responsabilidad continuar haciéndolo.”

No quería transformar esto en una apología de George Lucas, pero si ya lo admiraba y quería antes, ahora aun más. Tiene todo el derecho a retocar sus películas, a ignorar lo que hayan dicho las novelas o los comics, a remasterizar, a poner a Jar Jar… aunque no dedicara (sea cierto o no) su fortuna y tiempo a la filantropía, al menos muestren un poco de gratitud para con el hombre que nos dio Star Wars… y confíen un poco en su elección de familia adoptiva para la criatura.

Eso sí, que no hagan una remake de la trilogía original, o voy y pico a Walt Disney en cubitos de hielo.

(*) ¿Vieron? Use la palabra trilogía tres veces en una sola oración. ¡Triloginception!

¡Comenta!