Mens Insana In Corpore Insano N

mici-magnus¿Qué me trae este mes por acá? Bueno, el hecho de que tengo que escribir una columna, me comprometí, y no me agradaría saltearme un mes. ¿Pero cuál es el tema de este mes? Vengo a proponerles que se tomen las cosas con un poco de filosofía zen.

Si, zen. Nos aquejan por estas épocas (aunque no son nada nuevo) montones de reboots de franquicias, cambios a personajes, cambios de manos de otras franquicias importantes (ya hablamos hace unos meses de Star Wars y Disney, ¿se acuerdan?). Mientras escribo esto me entero de que Lucasarts dejará de producir juegos… bueno, eso es otro tema.

Este artículo es más que nada sobre el contenido ficticio de las franquicias o universos, no sobre el tema empresarial (aunque estén relacionados). Los comics son de lo que más puedo hablar, pero sé que sucede en otros ámbitos, y puedo mencionar, como cercano a mí, Star Trek también.

Hace casi dos años DC Comics anuncio que reiniciarían con un número uno a todas sus colecciones, incluyendo las más antiguas como Action Comics y Detective Comics. Estas dos colecciones fueron los lugares de nacimiento de nada más ni nada menos que Superman y Batman respectivamente, la primera pasó los 900 números, y la segunda estuvo muy cerca. Los fans pusimos el grito en el cielo. Si, digo “pusimos”, porque a mi también me alarmó.

Los nuevos números uno no son nada raro en el comic; e incluso Marvel cada tanto lo hace, y al tiempo junta las numeraciones de los diferentes volúmenes de un comic, cuando están por llegar a una marca como el 500, 600, 0 700. Incluso “hace trampa”, al juntar colecciones que no llevaron el mismo exacto nombre, pero que eran continuaciones directas de un determinado volumen que no fue publicado por un tiempo, o cuando una colección antológica es dominada por un héroe pero sin llevar su nombre.

Pero eso fue apartarse un poquito del tema, perdón. Algunos pusimos el grito en el cielo por la renumeración… pero poco nos preocupaba el reboot (soft, en este caso, porque algunas historias se mantenían). ¿Por qué? En mi caso, al menos, porque he aprendido que todo esto es cíclico, y que eventualmente vuelve lo que me gusta en una forma u otra. Vuelvo al ejemplo de DC, porque Marvel mas que reboots ha hecho retcons (arreglos a veces tan groseros como un reboot, pero sin rebootear), pero DC lleva desde 1985 un reboot completo, un reboot “soft”, y este ultimo que es mitad reboot mitad rewind.

El Superman que yo amaba de mediados de los 80 reemplazó al que amaban los lectores hasta ese momento. Pero en los 90 la Legión de Superhéroes que era mi pasión fue reemplazada. Eventualmente aprendí a querer al reemplazo, pero luego llegó otro reboot… y cuando quise acordar, todo volvió a ser lo más parecido a la LSH de mis amores de los 80s (hasta con el mismo guionista).

Lo mismo pasó con Green Lantern. Yo soy fan de Hal Jordan, a pesar de que me gustan todos los GL Corps. Hal se volvió loco y una fuerza universal a principio de los 90s (tras la muerte de Superman), luego fue una fuerza de venganza divina (el Espectro), y por unos 20 años no se pudo disfrutar (más que en flashbacks) de Hal como Lantern. Lo mismo para quien fuera amante de Barry Allen como Flash… por dignas que fueran las (más que) suplencias de Kyle Rayner y Wally West (de hecho, para una generación de comiqueros estos últimos eran Green Lantern y Flash).

Dije que volvía necesariamente a DC por ser la más rebooteadora, pero Marvel tiene sus ejemplos, sin ser reseteos de continuidad. El cambio de alineación de los X-Men en 1975 dejó a la mayoría de los integrantes originales fuera del grupo, y más adelante llegó a haber alineaciones enteras de X-Men sin un solo de sus fundadores. Los Avengers originales, antes incluso, fueron reemplazados por “El Cuarteto Loco de Cap”, con personajes que hasta entonces habían sido villanos (Hawkeye, Quicksilver, y Scarlet Witch). En los 90s Spider-Man fue cambiado por su clon en la infame saga del ídem.

Y los ejemplos siguen. ¿Adivinen qué? Eventualmente todos volvieron a estar como antes; y volvieron a cambiar, y volvieron a estar como antes, y así sucesivamente. Lo único permanente es el cambio.

Sinceramente, después de casi cien años de comics de superhéroes (no piensen que estas cosas no se hacían antes), ¿no sabemos que todo vuelve? ¿O que lo que no nos gusta al menos es reemplazado por algo que si?

Star Trek es otro ejemplo; con la película nueva de JJ Abrams se inició una continuidad nueva. Algunos podrán odiarla… pero sigue habiendo cinco series (mas una animada), más de diez películas, y miles de libros y comics de la continuidad anterior, y se siguen editando novelas y comics de la continuidad “alfa” de ST. Incluso, como la continuidad nueva nace a partir de algo de la continuidad original (una muestra de respeto a los fans por parte de Abrams), lo que significa que sigue estando ahí si quieren revisitarla. Nada indica que de acá a veinte años no haya otra serie ambientada en el universo “primigenio” de la saga.

Otra gente se queja incluso de cuando resucitan personajes, o revierten cambios de ocupantes de los trajes o identidades superheroicas. Ahí entra algo que he oído decir a editores, y en lo que tienen razón, ¿por qué nosotros pudimos disfrutar de este personaje como tal superhéroe, o a tal superhéroe en tal situación original (como Spider-Man soltero), y las futuras generaciones no?

Algunas editoriales de comics hasta se acuerdan de los fans viejos; y reviven continuidades abandonadas. IDW, que entre otras cosas publica comics de Star Trek, Ninja Turtles y Ghostbusters, también se encarga de los comics de GI Joe hace unos años. Además de publicar varios títulos situados en la continuidad nueva que comenzaron al iniciar su trabajo con la franquicia; empezaron a editar el comic clásico de los 80s, GI Joe: A Real American Hero… ¡escrito por Larry Hama, su guionista original, y continuando la numeración de la serie! Sin cambios, sin “parecidos”: la misma serie, desde donde había quedado.

Y como mencioné antes, algo puede aparecer que les guste. No necesariamente el cambio es malo, hay que tenerle un poco menos de miedo al cambio. Yo estoy disfrutando enormemente de la continuidad nueva de Star Trek, amé la segunda mitad de la encarnación de los 90s de la Legión; y puedo disfrutar de Kyle Rayner mientras Hal tenía capucha verde en vez de anillo verde.

No lloren tanto, no pataleen tanto, que todo vuelve… o aparece algo mejor. Yo mismo estoy esperando que Question vuelva a ser el mismo de los ochenta y no esta porquería cósmica que es ahora. Pero enojadas… enojadas están las fans de Harley Quinn, por dio… no debería, pero me divierte un poco tanta furia,

Todo se va, y todo vuelve, chicas. Eso sí, ¡nada de reboots de Star Wars!

¡Comenta!