Democracy

El juego donde ganan las Mayor

Democracy es un juego de mesa que todavía no ha salido al mercado pero que hemos tenido la suerte de obtener la versión digital para hacer la siguiente reseña. Este juego tiene varias particularidades interesantes. Una de ellas es que es un juego en el que los participantes deberán realizar muchos acuerdos para poder ganar. Otra es que el creador es nada más ni nada menos que Mark Rein•Hagen, el creador del juego de rol World of Darkness (Vampire, Werewolf, Mage, etc).

 

El juego está pensado para ser utilizado de tres a cinco personas, con una duración de entre 60 y 120 minutos. A lo largo de cinco turnos los jugadores deberán votar (a favor o en contra) leyes y colocar partidarios en las distintas facciones de poder. Al final de cada turno se reparten fichas de capital político según las leyes aprobadas y el control que tengan sobre las facciones. Al final del quinto turno el jugador que tenga mayor capital político es quién ganará el juego.

Los jugadores deberán seleccionar a cuál facción política representan. Las facciones que se pueden elegir son: Tradición, Cambio, Libertad, Regulación. Es muy ingeniosa la forma en las que estas facciones están representadas en el tablero. Tradición enfrenta a Cambio y Libertad enfrenta a Regulación. Hay una quinta opción que se puede seleccionar que es Centro, la cual se ubica en medio de todas las opciones.

La selección de una facción política no tiene efectos reales en el juego, es simplemente para añadirle un poco suspicacia al juego, pero si los tiene sobre las cartas de leyes (ver más adelante), existen leyes que al ser aprobadas tendrán consecuencias sobre las facciones políticas (podrán ganar o perder apoyo).

El tablero está compuesto por varias fichas grandes que representan los poderes o facciones de poder. Éstos son: Activistas, Votantes, Prensa (media), Dinero, Burocracia y Justicia. Todos estos poderes rodean a un poder central, los Creadores de Leyes.

Al comienzo del juego los jugadores deben ubicar a sus fichas de partidarios (supporters) en las distintas facciones de poder. Es muy probable que por ejemplo en un poder, por ejemplo Prensa, haya dos fichas del primer jugador, una ficha del segundo y dos del tercero. Cuando se da este caso el segundo jugador –que solo tiene una ficha– podría hacer una coalición con cualquiera de los otros dos jugadores.

Al formar este tipo de alianzas los jugadores luego deberán intercambiar favores. Puede ser que en un poder uno de los jugadores sea el que guía la dirección y en otro poder –con otra alianza formada– sea el otro jugador; o por ejemplo que lo ayude a promover una ley. Al menos este intercambio de favores es en la teoría, en la realidad no tiene por qué llevarse a cabo, aunque si un jugador traiciona a otro luego el resto no confiará en él.

En cada turno se sacarán cinco cartas de leyes (de las cuales se descartan dos) y se votarán tres de ellas. Cada facción de poder podrá votar a favor o en contra de dicha ley. Si la ley es aprobada añadirá y removerá partidarios en las distintas facciones. Además la ley puede generar un fuerte impacto en la sociedad. Este impacto puede ser positivo, indicado en la carta con la palabra Orden. O puede ser negativo indicado por la palabra Malestar (Unrest).

Al final de cada turno si hay más leyes aprobadas de que generen Malestar entonces los jugadores no podrán ganar más capital político. Por el contrario si hay más leyes de Orden podrán conservarlo. Si hay un empate podrán conservar solo una cantidad limitada de esas fichas.

Como ya mencionamos antes la forma de ganar es al final del quinto turno, cuando ya no queda más cartas de leyes, el jugador que tenga más fichas de poder político será el ganador, y estará a cargo del gobierno.

Por otra parte so de entre todas las leyes aprobadas hay más del tipo Malestar significa que la sociedad está al borde del colapso, pronto surgieran fuertes disturbios, violentas manifestaciones, un caos endémico. De forma opuesta si el Orden es el que predomina en las leyes entonces la sociedad tranquila, calmada, somnolienta.

El juego actualmente no se encuentra a la venta, se espera que se obtenga mediante un proyecto en Kickstarter, agendado para las primeras semanas de septiembre.

También se están preparando expansiones para contemplar otro tipo de escenarios políticos. Algunas de estas futuras expansiones son: Revolución Francesa, República Romana, Elecciones de USA 2012, entre otras.

Demoracy: Majority Rules es un juego de mesa dinámico y muy interesante. Trae a la mesa de juego el poder debatir y formar alianzas estratégicas con otros jugadores, además de experimentar con las manipulaciones de la maquinaria electoral.

¡Comenta!