Aquelarre

aquelarre-coverJuegos de rol de fantasía medieval tenemos por decena, otro tanto tenemos los que son históricos (aunque en menor cantidad que los fantásticos). Juegos que reúnan ambos elementos, no muchos. Que además estén basados en nuestra baja edad media, contados con los dedos de la mano. Pero en esta ocasión uno es el que sobresale entre todos, principalmente por ser el primer juego de rol en español. Nos referimos al decano de los juegos de rol en España, un juego que ha sobrevivido el pase de mano entre cuatro editoriales distintas y aun sigue con nosotros, no es más ni menos que el inefable Aquelarre.

En 1990 Ricard Ibáñez, de la mano de la editorial Joc Internacional, nos presenta el primer juego de rol producido en España. Ambientado en la Península Ibérica entre los Siglos XIII y XIV, es que toma lugar nuestro Aquelarre. Enmarcado en ambiente histórico bien definido toma como ciertos todas las leyendas y mitos comunes en aquella época y lugar: el diablo, la magia, las brujas y brujos y todo tipo de criatura fantástica y mitológica, en especial la ibérica.

Los personajes que nos toca interpretar pueden ser de los varios reinos de la península, como ser Castilla, Aragón, Portugal, Navarra y Granada. Ser nobles o simples campesinos, estudiosos o brutos, hay de todo para elegir.

El sistema de juego es muy similar al Basic Role-Playing o BRP de Chaosium, más conocido por su uso en La Llamada de Cthulhu. Nuestros personajes tienen habilidades con una puntuación porcentual, si en la tirada sacamos igual o menos que el valor entonces hemos superado la prueba. Otras características de nuestro personajes se generan de forma derivada o incluso de forma aleatoria, como el reino, posición social, oficio, etc; pero para armar un personaje más a nuestra medida tenemos reglas alternativas para elegir todas estas características utilizando puntos de creación de personaje (similar por ejemplo al Storyteller System de White Wolf).

La magia en el juego es muy interesante pero compleja y peligrosa de utilizar. A diferencia de los juegos clásicos de fantasía, en Aquelarre la magia es más shamanisitica, completamente alineada con el paganismo de la época.

Un punto muy importante a lo largo del juego es lo Racional y lo Irracional. En la época de Aquelarre la lógica y la ciencia está en una lucha encarnizada contra lo ilógico y la magia. Cuando un personaje utiliza magia está haciendo un acto irracional y todo lo irracional será considerado como malo y creado por el propio diablo. De hecho existe una sociedad secreta (precedente a la Inquisición) que se encarga de dar caza y muerte a quienes sean Irracionales.

Aquelarre es el primer juego creado en España, para cualquier hispano parlante debe ser todo un orgullo este juego. Más aun cuando todavía sigue muy vigente tras sus más de 20 años de vida.

Desde su origen Aquelarre ha pasado por cuatro editoriales: Joc Internacional, La Caja de Pandora, Proyectos Editoriales Crom y Nosolorol Ediciones. Las primeras tres editoriales desafortunadamente ya no existen más, pero por suerte los derechos de propiedad del juego se quedaron con su creador: Ricard Ibáñez.

aquelarre-portada-goyescaActualmente Nosolorol no solo mantiene la edición actual –3ra edición– del juego sino que además publica nuevos suplementos. Esta 3ra edición fue publicada en el 2011 en un volumen con más de 500 páginas a todo color, e incluso más hubieron dos portadas, la Códice que es la portada “oficial” y una versión alternativa llamada Goyesca que como portada tiene una ilustración sumamente macabra de una reunión de brujas y demonios con un fuerte estilo inspirado en el artista español Francisco de Goya. Igualmente el arte interior de la 3ra edición es impresionante, haciendo recordar a viejos grabados de época.

Todo jugador de rol hispano debería en algún momento de su vida como rolero el jugar o dirigir una partida de Aquelarre, es como una obligación moral hacia nuestro hobby y celebrar una iniciativa que 20 años después sigue dando frutos. Ni que hablar de que es un estupendo juego de rol, con una rica ambientación y reglas sencillas.

¡Comenta!